Caio Zapata
Director General
Énestas
/
View from the Top

Gas Natural Licuado, la Mejor Opción de la Industria Mexicana

By Cas Biekmann | Wed, 08/12/2020 - 09:57

P: ¿Cuál es la penetración de mercado que tiene actualmente Énestas en México? ¿Cuál considera que es el principal caso de éxito que ha protagonizado la compañía desde su entrada en el mercado mexicano?
R: En sus inicios, Énestas sólo proporcionaba gas natural para el sector privado y se centraba en las compañías petroleras que no estaban conectadas a la red de ductos. Hoy, en cambio, ya trabajamos con empresas conectadas a esa red. Recientemente, la compañía comenzó a involucrarse en subastas gubernamentales, cuyo objetivo es corregir los desequilibrios de infraestructura. Hemos presentado un par de ofertas, pero se puede decir que Énestas está totalmente enfocada en el sector privado.

La penetración de Énestas en el mercado siempre ha sido un poco más lenta de lo que nos gustaría, pero en tres años la compañía ha logrado tener presencia en más o menos la mitad del territorio mexicano. Aunque estamos introduciendo una nueva tecnología en el mercado, ha sido bien recibida y nos ha permitido continuar nuestro progreso en México, donde tenemos presencia en sectores como el transporte, la minería, la industria, la agricultura y el petróleo. En las operaciones petroleras de todo el mundo el gas natural se utiliza para la generación de energía, ya que a menudo estas compañías operan en áreas donde no llega la energía convencional. En cuanto al transporte, nuestro gas se utiliza principalmente para barcos y trenes. En Estados Unidos se han adquirido permisos federales para usar gas natural licuado (GNL) como combustible. Con suerte, este tipo de acuerdos y de legislación también se llevarán a cabo en México, lo que permitirá a la compañía continuar desarrollando proyectos en este ámbito.

Recientemente, hemos construido una terminal en Veracruz que es la primera terminal de este tipo en el continente y quizás también en el mundo. La terminal recibe etano líquido y GNL y lleva recibiendo barcos desde principios de 2020 sin incidentes. Es una instalación muy segura y eficiente, además de una prueba de que en México se pueden desarrollar buenos proyectos y operar de manera efectiva.

 

P: ¿Qué características específicas convierten a Énestas en el mejor proveedor de soluciones para el sector privado?
R: El producto que vendemos es gas natural, mientras que el GNL es la forma que utilizamos para su transporte. El mercado lo considera como el hidrocarburo más óptimo, ya que sus costos son bajos y su impacto en el medio ambiente es significativamente menor que el de otros combustibles fósiles; además, genera energía más estable que la procedente de recursos renovables.

El GNL es una forma de energía pura, lo que significa que puede quemar casi el cien por cien del combustible. En Énestas, trabajamos en estrecha colaboración con nuestros clientes, dejando de tres a seis días de suministro en su sitio lo que garantiza que puedan ejecutar sus procesos con normalidad y sin la preocupación de quedarse sin combustible.

 

P: ¿Qué papel espera Énestas que juegue el GNL en el mix energético de México considerando los recientes cambios políticos anunciados por la SENER?
R: Vemos el GNL como el segundo combustible más barato en México, sólo superado por el gas de tubería. Aunque no hay forma de competir con los gasoductos, la infraestructura de México es aún bastante escasa. Esto ha hecho que el GNL tenga un mercado sólido que esperamos se mantenga durante los próximos 25 a 30 años. Se ha invertido mucho en el crecimiento de la red de gasoductos, pero aún queda un largo camino por recorrer para lograr una buena penetración de mercado en este sentido. Texas, por ejemplo, que tiene un PIB similar al de México, tiene una penetración mucho mayor. La forma de suministrar gas a las empresas que no están conectadas a la red de gasoductos será el GNL en el futuro previsible.

 

P: ¿Espera que el TMEC pueda permitir el aumento en el uso de gasoductos?
R: Para invertir, es necesaria la seguridad. El escenario ideal sería poner dinero en un proyecto con garantías legales claras que establezcan que, pase lo que pase, el proyecto continuará. Por lo tanto, el TMEC es un buen catalizador para brindar estas garantías. En lugar de perforar pozos para producir su propio gas, México eligió la ruta más fácil: desarrollar gasoductos. Como resultado, el país se beneficia del gas natural más barato del mundo y no veo que eso vaya a cambiar en un futuro próximo. Por lo tanto, se seguirán construyendo más ductos mientras haya garantías del gobierno de que esta inversión estará protegida.

 

P: ¿Qué acciones podría llevar a cabo el gobierno para mejorar la infraestructura de gas natural en el país?
R: El gobierno de México es el mayor consumidor de casi cualquier recurso, con lo que puede justificar la construcción de cualquier tubería. La mejor manera de hacerlo sería que las asociaciones público-privadas comenzaran a desarrollar ductos, terminales y estaciones de compresión y el resto de la infraestructura requerida ya que, curiosamente, México no cuenta con ningún tipo de almacenamiento de gas natural, algo que es un factor clave para la seguridad e independencia energética, así como para el uso eficiente del sistema. Hay muchas inversiones por hacer, y el gobierno podría participar en algunas de ellos. Esto se puede hacer a través de asociaciones público-privadas o reiniciando las subastas que tuvieron lugar en el sexenio anterior para que las compañías, tanto nacionales como internacionales, puedan presentar ofertas y ayudar a impulsar el desarrollo.

 

P: ¿Qué procesos ha implementado la compañía en México para incluir en su cartera las últimas tecnologías disponibles y cuál es la inversión que realiza en esa área?
R: Este ha sido un enfoque clave para nosotros desde el principio. Diseñamos y fabricamos nuestros equipos hasta el punto en que no se requiere ninguna interferencia u operación humana. Nuestro equipo de trabajo tampoco necesita electricidad ni gas para operar. Además, contamos con sistemas de telemetría que brindan una visibilidad completa de la cantidad de gas que pasa, la presión, la temperatura y la ubicación del GPS, entre otros factores. Toda esta información está en todo momento a disposición de nuestros clientes y puede integrarse sin problemas en sus oficinas. Para nosotros, trabajar desde casa no nos ha cambiado mucho, porque ya contábamos con todas estas herramientas y tecnologías.

Énestas está a la vanguardia de la innovación, como demuestra el hecho de que hemos desarrollado camiones de doble remolque que se adaptan bien a las peculiaridades que definen el sistema de transporte mexicano. Además, Énestas también crea alianzas o fusiones y adquisiciones con fabricantes o proveedores de equipos de GNL.

 

P: ¿Cómo logra Énestas proporcionar a sus clientes soluciones tanto fijas como móviles?
R: La mayoría de los clientes realmente no notan la diferencia, ya que hacemos las entregas de la misma manera, a través de una pequeña estación ubicada donde cada cliente quiera. Ahí, el gas se almacena, regasifica y luego se utiliza. Cuando la gente habla de GNL, imagina las estaciones de regasificación de Altamira o Manzanillo. Estos ejemplos suministran GNL a ciudades enteras. Nuestro modelo de negocio es más B2B, a menor escala. Este tipo de distribución permite una mayor movilidad, lo que significa que una vez que un cliente obtiene acceso a una tubería, el equipo se puede mover a otro sitio. La flexibilidad de nuestras soluciones modulares es un beneficio adicional. Si un cliente quiere crecer, agregamos más espacios al sistema.

 

P: ¿Qué objetivos tiene en mente la compañía para el periodo 2020-2021?
R: Queremos hacer crecer nuestra red de distribución. Sorprendería saber cuántos parques industriales están usando combustibles más sucios, que terminan costando más. Para algunas empresas, estos costos representan entre el 30 y el 40 por ciento de sus gastos operativos. Ahorrar dinero al usar un combustible más limpio y eficiente puede convertirse en una gran ventaja para operar. Ahora podemos llegar a los estados del sur de México. Queremos seguir trabajando en esas ubicaciones.

En Énestas estamos involucrados en la creación de soluciones para facilitar el uso de gas natural en México. Tenemos presencia en la generación, distribución y venta minorista de gas natural para vehículos y trabajamos para convertirnos en la empresa preferida para los servicios relacionados con el gas natural.

Cas Biekmann Cas Biekmann Journalist and Industry Analyst