/
News Article

La Regulación de Home Office Inspira una Cultura Próspera

By Miriam Bello | Thu, 07/08/2021 - 18:36

Los modelos de trabajo tradicionales evolucionaron durante la pandemia de COVID-19, lo que llevó al gobierno de México a aprobar nuevas leyes laborales que permitirían a las empresas satisfacer las necesidades de sus trabajadores. Para discutir los efectos de esta reforma y el impacto del cambio en las modalidades de trabajo en la salud mental y física de los empleados, expertos del tema se reunieron el 7 de julio de 2021 en el webinar "Regulación del Teletrabajo Seguro que Inspire una Cultura Próspera." El webinar fue organizado por Mexico Business News y patrocinado por Ergotron.

Recientemente, México cambió su Ley Federal del Trabajo para reconocer el home office, o teletrabajo, y regular las responsabilidades de los empleadores con los empleados que trabajan desde casa y viceversa. La reforma tiene como objetivo brindar a los trabajadores un puesto de trabajo digno que cumpla con la NOM-036 para prevenir riesgos ergonómicos. La mejora de las condiciones de trabajo también puede apoyar la generación de empleo formal, lo que ayuda tanto a las empresas como a los trabajadores. El trabajo formal en México “es la única forma de garantizar la salud y seguridad del empleado,” dijo Héctor Márquez Pitol, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano.

La informalidad laboral es un problema importante para México y continúa siéndolo a pesar de la pandemia. “A pesar de que (el empleo informal) se contrajo durante la pandemia, todavía no podemos combatirlo,” dijo Márquez Pitol. Si bien algunas empresas pueden temer las obligaciones que conlleva el trabajo formal, Márquez Pitol explica que esté crea un círculo virtuoso entre las empresas y la economía, especialmente durante estos tiempos inciertos. “México ha recuperado más de 300,000 empleos formales, pero aún quedan por recuperar más de 500,000 empleos, principalmente en los sectores de la construcción, comercio, extracción, servicios y turismo”, dijo Márquez Pitol.

La nueva ley mexicana impone varias obligaciones tanto a los empleadores como a los empleados, que incluyen:

Responsabilidades de los empleadores:

  • Proporcionar el equipo de trabajo necesario
  • Permitir el balance entre la vida personal y profesional a través de una perspectiva de género
  • Proporcionar una relación laboral equilibrada y una experiencia laboral digna
  • Brindar capacitación para garantizar la educación en las nuevas tecnologías de home office
  • Hacer un correcto uso de información y datos
  • Respetar los horarios laborales
  • Proporcionar seguridad social

Responsabilidades del empleado:

  • Cuidar el equipo, los materiales y el mobiliario proporcionado
  • Responder a los mecanismos y restricciones de protección de datos
  • Cumplir con los mecanismos de seguridad y salud propuestos por la empresa
  • Utilizar los sistemas operativos para la supervisión de actividades

Sin embargo, trabajar desde casa no es necesariamente una experiencia positiva. Dependiendo de la situación personal del empleado, la modalidad de home office o teletrabajo puede ser mejor o peor que trabajar desde una oficina, explicó Valeria Rivera, Directora General de Comunicación de Siemens México, Centroamérica y el Caribe. La satisfacción con el home office “depende del entorno y las condiciones de la vivienda,” dijo Rivera.

Las tendencias que se han establecido durante la pandemia no necesariamente continuarán en la nueva normalidad. “En un mundo después del COVID-19, no tendremos la misma experiencia de home office, ya que podremos interactuar con otras personas, lo que también tendrá un impacto positivo en nuestra salud mental.”

En la nueva normalidad, los empleados tienen que afrontar nuevos y antiguos retos. El principal de ellos es la mala postura, dijo Betsey Banker, Embajadora de Ergonomía y Bienestar de Ergotron. Ya sea en casa o en la oficina, los empleados a menudo carecen de estaciones de trabajo ergonómicas que les permitan tomar posiciones neutrales cuando trabajan, explicó Banker. Un mal mobiliario de hogar u oficina conduce a una mala postura. Durante la pandemia, las personas comenzaron a trabajar desde las barras de cocina o sillones de su sala los cuales no están hechos para soportar una jornada laboral diaria con buena postura. Integrar la movilidad en las horas de trabajo es fundamental, explicó, y se puede hacer fácilmente permitiendo a los empleados a ponerse de pie o estirarse. "Un estudio reveló que 6 minutos de actividad ligera equivalían a 1 minuto de ejercicio intenso," dijo Baker. La actividad física está asociada con resultados positivos en la salud y la productividad de los empleados, agregó.

El mobiliario puede afectar directamente la seguridad, la comodidad y la productividad de los empleados, explicó Banker. Ella también invitó a las empresas a mejorar los espacios de trabajo en el hogar o en la oficina a través de las siguientes medidas:

  • Crear una política para proporcionar equipos ajustables e identificar los momentos en que los empleadores pueden integrar la movilidad a su día. Esto también hará que los empleados se sientan apoyados por su empresa.
  • Seleccionar el equipo adecuado, como escritorios que permitan estar de pie, e identificar momentos en que los empleados pueden integrar el movimiento sin dejar de ser productivos.
  • Compartir la nueva política con el empleado para que este se sienta atendido.
  • Brindar educación para que los empleados se sientan integrados y capacitados para cuidarse a sí mismos mientras trabajan.

“Promover un estilo de trabajo activo con movimiento y posturas neutrales es una excelente manera de priorizar la seguridad, la comodidad y la productividad de los empleados,” dijo Banker. Ella se refirió a los muebles de Ergotron como ejemplo de escritorios ergonómicos móviles, los cuales se pueden observar aquí.

Las empresas tienen la responsabilidad de vigilar la salud física y mental de sus colaboradores. Debido a la pandemia, la secretaria de Trabajo y Previsión Social tuvo que imponer condiciones laborales claras para el empleador y los empleados que operan en modalidad remota. “La NOM-035, por ejemplo, regula los riesgos psicosociales en los espacios laborales para evitar traumas mentales o que puedan dañar el desarrollo de los empleados y comportamientos generales en la vida,” dijo Cointa Lagunes, Directora de Normalización en Seguridad y Salud Laborales la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Al garantizar un espacio seguro mental y físico para los trabajadores, “nos ocupamos de sus futuros resultados de salud relacionados con el estrés o la ansiedad,” dijo Lagunes. La Ley del Trabajo vela también por los riesgos ergonómicos del colaborador para prevenir “los impactos negativos en su aparato musculoesquelético provocados por mala postura, falta de movilidad o movilidad brusca,” dijo Lagunes.

La inversión para evitar complicaciones de salud en los empleados trae resultados positivos casi de inmediato, afirmó Banker. “Un estudio encontró que las personas que experimentan dolor de espalda diario reportaron una mejora significativa cuando comenzaron a usar escritorios de pie. Al final del estudio, las personas reportaron que habían pasado días enteros sin dolor,” agregó.

En la nueva normalidad, las empresas deben confiar y empoderar a sus empleados. “No necesitamos estar al lado de los empleados para asegurarnos de que trabajen. Debemos brindar capacitación para poder desenvolvernos en este nuevo entorno,” dijo Rivera. Las empresas, sin embargo, tienen poco tiempo para prepararse para cumplir con los requisitos de la nueva normalidad. “En agosto de este año se publicará formalmente la NOM para regular el home office, que otorgará 18 meses para que las empresas se alineen con ella,” dijo Lagunes.

Miriam Bello Miriam Bello Journalist and Industry Analyst